La economía española frente a una muerte súbita

Sin lugar a dudas, la crisis pandémica ha hecho de las suyas, es determinante que, en el primer trimestre del presente año, el PIB de España hubiese crecido apenas cuatros décimas, en comparación al último trimestre del año 2019.

No obstante, el Coronavirus y su extravagante expansión por España, ha llevado al territorio a una situación alarmante y al distanciamiento de la sociedad, produciendo un fatal colapso en la economía.

Según las estadísticas de INE el declive económico en el primer trimestre de este año, ha quedado en un 5,3% cuya situación no había ocurrido ni en el año 2009.

Teniendo en cuenta, que dicho estado de alarma fue declarado el 14 de marzo, lo que se deduce en que todo se ha complicado desde la segunda quincena del mes de marzo.

Ahora, que se ha demostrado en esa segunda quincena, el desplome el PIB con una estimación de 5 puntos por encima del trimestre anterior. ¿Entonces cómo está la caída del mes de abril?

La economía española a punto de una muerte súbita

Cuando hacemos las comparaciones del último trimestre del año 2019, y el primer trimestre del presente año; el PIB ha caído en un 4,5% lo que nos da una perspectiva evolutiva, y más clara de cómo serán los próximos meses restantes.

A esto sumamos, las noticias económicas pesimista del mes de abril, el paro económico en general, y el lapso del desconfinamiento en cuanto al sector del turismo, el cual tiene una representación del 14% en el PIB.

Es una realidad muy cruda, y que jamás se había vivido en la historia de España; donde se ha obligado a las familias a mantenerse en casa, desatando una perdida de ingresos, tanto para dichas familias, como para las empresas, sin poder generar salarios.

Esto ha ocasionado un impacto en el consumo de las familias, por lo que se ha disminuido a un 7,5% en lo que transcurre el trimestre.

Otra que ha sufrido fuertemente, es la actividad exterior; puesto que las importaciones y exportaciones de los servicios y bienes tuvo un decrecimiento de 8,6%.

Al analizar el desarrollo del PIB a través de los sectores de actividad económica; se ha denotado que solo dos de esas categorías obtuvieron un aporte de crecimiento del PIB en dicho trimestre. En primer lugar, tenemos las actividades de seguros y las financieras y en segundo la sanidad, administración pública y educación.

En cuanto a las otras categorías, ha padecido de atrasos dentro de la actividad económica, en el trascurso del trimestre. Las más relevantes son: el comercio, transporte y hostelería con un 10,9% y las actividades recreativas, artísticas y otros servicios causó un 11,4%.

La gestión gubernamental del PSOE-UP

Se puede decir que, un gobierno más luctuoso que la gestión de Sánchez es difícil de conjeturar.

Si analizamos sus antecedentes el gobierno de Sánchez acentuó el déficit el pasado año, que no se hacía desde el 2013.

Desde entonces, se rompe el camino de la minimización del déficit, después de haber formado el gobierno y sin poseer presupuestos. Incitó la indexación de las pensiones al IPC, incrementó el salario a los funcionarios públicos, aparte del crecimiento del SMI, acentuó los costos laborales a un 5,8% en el primer trimestre del año. Estas medidas necesitaban, una aportación de unos 9 mil millones de euros, en gastos públicos aproximadamente; y todo esto lo ejecutó, sin haber identificado a fondo las consecuencias que esto determinaría.

Aparte, de que los precedentes no eran del todo positivos, aparece la crisis pandémica, llevando en proceso la prueba masiva para detectar el virus, en conjunto con otras medidas de prevención. No obstante, incita a acudir a actividades multitudinarios.

Los precedentes no eran especialmente positivos y, para más irritación, los primeros casos de COVID-19, no solo no se llevaron a cabo los test masivos a la población para la detección de los casos en conjunción con otras medidas de prevención, sino que se promocionó inicialmente acudir a actos masivos.

Posteriormente a todas esas iniciativas de Sánchez, se observó una gran expansión en la cantidad de contagiados, el sistema sanitario español se saturó por los innumerables individuos. Las cifras de contagios superaban los 200 mil y los fallecidos se estimaba más de 20 mil lo que se supone un 10% de mortalidad. Enfatizando que España es uno de los países con mayor muertes a causa del coronavirus. Puesto que por cada millón de habitantes hay 507 muertes y en el mundo, solo 28 muertes por cada millón de habitantes.

Lo más significativo de estas medidas ejecutadas por el gobierno, es que en plena crisis tanto las empresas como familias, deben aguantar la carga tributaria, aún con la diferencia del cargo de impuestos.

A causa de los datos que se han analizado, y los que se vayan reflejado en el transcurso del siguiente mes. Es entendible que el gobierno español quiera dar por terminada la etapa del confinamiento puesto que la economía está totalmente destituida.

La deuda para el consumo nos desatará un problema mayor

Es evidente que las necesidades del consumo básico existan, y que las personas no están generando ingresos, por lo que dichos gastos se financian por medio de los ahorros que se han adquirido a cargo de la deuda, por lo que la situación se complicará aún más si se mantiene por mucho más tiempo.

Según el FMI prevé que nos estamos dirigiendo a un desplome del 8% del PIB y con un índice de tasas de desempleo por encima del 20% al concluir este año.

Son muchas las familias que estarán afectadas por la perdida de sus ingresos laborales, y aún más, cuando el gobierno interviene con el ofrecimiento de las prestaciones para el sustento económico.

El problema radica, en que esas prestaciones las financia la deuda, y aunque exista el BCE con el programa 1,1 billones de euros para la solicitud de títulos de deuda en el mercado secundario, y de esta manera manipular los bonos para adquirir un pago de menos intereses, con todo eso no existe nada que garantice que una situación, la cual incremente tensión en los inversionistas, a parte de las subastas del Tesoro para difundir tal deuda, siga estableciéndose, produciendo problemas de liquidez lo cual tendría una consecuencia de manera directa que determine el periodo de tiempo de vencimiento de la deuda, como también el pago de las prestaciones.

Deja un comentario