La globalización se clausura, la industria china se dirige a países más económicos

l acceder China a la Organización Mundial del Comercio; se denotó una línea de no retroceder en cuanto a la economía global. Cabe destacar que, innumerables empresas, especialmente europeas, en los años posteriores pueden encontrar en el monstruo asiático, una fuente interminable de empleados económicos, así como también logística y estabilidad.

Se puede explicar en mayor expansión que el éxito económico chino, es gracias al “outsourcing”, y a la obtención de empresas occidentales.

Ahora bien, ciertos fabricantes de automóviles chinos, abren plantas de producción en Myanmar. Cuyo país, se encuentra habitualmente dominado por la compañía japonesa, probando un nuevo apetito de automóviles.

En los últimos años estas ventas han alcanzado un máximo nivel. Por lo que China, desea llevarse sus mejores ganancias, y la mejor manera de conseguirlo es fabricando desde Myanmar.

En cuanto al traslado, este país importaba las piezas que eran elaboradas en China y otros países del continente asiático; y posteriormente, ensamblar los automóviles en las plantas nacionales.

El coste y eficiencia de Myanmar.

Evidentemente, Myanmar es mucho más pobre que China; por tal razón los trabajadores cobran menos.

Es por eso, que los consumidores de Birmania, prefieren por los automóviles funcionales, adaptables y sobre todo económicos. Además de despreocuparse por la cotización de la marca japonesa más relevante.

Por otro lado, no desean cancelar la prima por la importación de los automóviles extranjeros. En definitiva, a China le trae mejores beneficios elaborar esos vehículos afuera que hacer las distribuciones de las piezas desde sus plantas ensambladoras.

Lo más sorprendente es la inversión de los roles, cosa que no halla ocurrido en lo últimos veinte años en otros países. En consecuencia, China se había aprovechado de las empresas de otros países debido a sus sueldos bajos, pues fabricaban el 30% de los vehículos.

No obstante, ahora sucede todo lo contrario; el ámbito competitivo del país, y el valor que le permitió atiborrar el mundo de productos “Made in China” está desfalleciendo.

China apuesta por los países más económicos

México, Indonesia y Vietnam, vienen siendo los países que reciben, la industria deslocalizada de China, la cual se centra en la reconversión del valor agregado.

Por otro lado, tenemos que África se beneficia también, objetando que un empleado chino cobra alrededor de los 500 euros mensual. Mientras que una receptora etíope de producción China, cobra unos 30 euros.

Situación que engloba todo el continente, dónde China ha sustentado sus extensas relaciones.

Generalmente, el círculo se ha conectado de tal manera, que ciertas plantas chinas han llegado a EEUU a lo que a Donald Trump no le ha agradado la idea, y durante varios años ha acusado a China de robar su industria.

Un caso de referencia es Fuyao, dueño de una planta en Ohio, dónde se elaboran lunas de vehículos; a parte es el protagonista de documental American Factory.

En determinadas cuentas, no se trata de sueldos mínimos, sino de la logística y eficiencia. Producir en China, es mucho más económico en masa salarial, no obstante, hay costos que se asocian, tal como: los envíos, distribuciones, inventarios etc. Que estabilizan la balanza.

Amenaza y oportunidad

Los latinoamericanos perciben a China, como una vía muy funcional, con interés más hacia lo económico que por lo político. “En fin, Latinoamérica no se preocupa porque China utilice su influencia desbastadora en el territorio, para capturar socios para sus propósitos globales o su competencia con EEUU, por sus posibles alianzas” Así lo manifestó el artículo del China Policy Review cuyos autores son: Peter Hakim y Margaret Myers.

Joe Chi, quién es el director ejecutivo del Centro de comercio chino-latinoamericano, está de acuerdo con este manifiesto.

Él mismo alega que: “Latinoamérica es de suma importancia para China por dos razones muy significativas: en primer lugar, por sus recursos naturales, y segundo, por el mercado que se desarrolla en esas regiones para los productos chinos”.

En consecuencia, el monstruo asiático, adquiere toda la soja que puede de Argentina, de Chile obtiene un tercio de producción de cobre, mientras Venezuela, le dispone grandes cantidades de petróleo, por otro lado, Perú también le proporciona cobre. Y la lista continua.

Chi expresa que: “a corto plazo las dos maneras de inversión de China en este continente, será la adquisición de materia prima, y a su vez establecer empresas dirigidas al capital mixto para producir dicha materia prima”

“Otro de los intereses de China es establecer sus compañías en Latinoamérica porque los costos de producción en China se elevan cada vez más, y llegará el momento que no podrán sostenerse” concluyó.

Ocupar el espacio de EE.UU.

El jefe de Investigación para América Latina del banco británico Barclays Alejandro Grisanti. Expresa que, en los últimos años, China ha podido sacarle provecho a la disminución de interés de EEUU hacia América Latina.

Grisanti alega a la BBC Mundo: “Ese espacio ha sido ocupado en los últimos cinco años por China”

“Esto se percibe con mayor interés, ya que China, busca instaurar sus inversiones en materia prima en Latinoamérica, por lo que ha sido muy agresiva”

Va más allá que adquirir materia prima

Cabe destacar que, las inversiones directas que tiene China con Latinoamérica, se inclinaba hará el año pasado hacia el comercio, y en los recursos naturales primarios, sin embargo, esto ha cambiado.

Palma Cané expresa: “Ese esquema que no se ha apartado, se le añade la inversión en obras de infraestructuras; bien sea a través de licitaciones, acuerdos privados entre los gobiernos, financiados por el gobierno chino, y de la participación de las empresas chinas”

También explicó que: “En cuanto a la inversión externa, es obvio que lo que se busca es trabajo para las compañías chinas dedicadas a la ingeniería. Aunque también se palpa una estrategia geopolítica, que es el tener un peso económico en Latinoamérica

Para dar un claro ejemplo en Nicaragua, China ha financiado la construcción de un canal interoceánico que competiría de manera directa con el canal de Panamá.

Estableciéndose que en Junio del año 2013, el gobierno del presidente Daniel Ortega, dió anuncio a la firma de un contrato por 40.000 millones de dólares con HKND Group, cuya empresa es dirigdida por el multimillonario de Hong Kong, Wang Jing: Teniendo como garantía para China una concesión de 50 años, por el derecho de construir el canal y otros 50 años más para manejarlos.

Algunos expertos señalan que este canal, será la manera de expandir el comercio mundial de China.

En conclusión, la descentralización del mundo actual hace muy difícil encontrar trabajo. Por ello es muy necesario formarse correctamente, elaborar buenos curriculum y cartas de presentación.

Deja un comentario