Generación estafada

Si eres un joven entre los 20 y 35 años perteneces a la generación a la generación precaria o generación estafada. Pues, las crisis que viven actualmente los jóvenes les obligan a emanciparse más tarde que sus generaciones antecesoras.

Es un hecho que la mitad de los jóvenes está en paro. Y por la preocupaciones que esto supone los lleva a esta dispuestos a arriesgar su salud por un empleo. Todo en busca de mejorar su situación económica.

En la última encuesta publicada por el Centro de investigaciones sociológicas CIS. Muestra que los menores de 34 años son el grupo de edad entre los españoles más preocupados por las consecuencias económicas de la crisis actual. Que por las que pueda tener a nivel sanitario.

Además cuando el propio CIS amplia las opciones y les pide a los encuestados que elijan cual es el principal problema de España. Estos consideran que la crisis económica es lo primero, el paro va después y en tercer lugar su falta de expectativas personales.

Es decir que los jóvenes hasta los 34 años son los grandes perjudicados de la doble crisis que hemos vivido, la de la explosión de la burbuja inmobiliaria y la que acaba de empezar.

En la crisis del 2008 el paro general, se fue del 8% al 26%. Pero entre los jóvenes el paro se fue del 17% al 56%. Es decir, prácticamente dos de cada tres jóvenes estaban en paro.

Hoy la situación es muy similar, el paro ha crecido hasta el 16% pero entre los jóvenes ya está cerca del 40%.

En Ceuta y Melilla el paro juvenil es de más del 65%. Es decir, más de la mitad de los jóvenes están en paro. De hecho en Canarias un 57% tampoco tienen trabajo.

Con esos datos, las estadísticas muestran que la edad de emancipación de muchos de esos jóvenes se sigue retrasando. Y algunos lo logran casi cerca de los 30 años, una edad muy lejana de los 19 años de noruega y los 21 de Dinamarca.

Esto trae consecuencias sociales importantes,hasta el punto de que esta generación más joven. Empieza a ser la generación de los hijos que van a vivir peor que sus padres.

Deja un comentario